L'ELBRUS YÁ YE BARBOLIEGU 

Manuel Llaneza cuenta con detalla los díes de la espedición

FUERON ABONDES LES VICISITÚES PELES QUE TUVIERON QUE PASAR LOS COLLACIOS DEL GRUPU TEXU ANTES DE CORONAR ESTA MÍTICA MONTAÑA RUSA

Esperamos que mos les puedan contar de manera más tranquilo y detallao cuando tean de vuelta con nosotros, pero yá podemos adelantar dalguna, como la que-yos sucedió depués de desembarcar del avión na ciudá de Kislovodsk que ye onde s'afaya l'aeropuertu más cercanu al destín de la espedición. Resulta que taben esperando pacientemente pa recoyer l'equipaxe previamente facturao en Moscú, pero ello nun s'acababa de ver per delguna parte; pasaben, llargues, les hores y nada, aquello nun aportaba. Entós fueron pal campamentu que s'encontraba a 2300 m. d'altitud, y tuvieron pellí hasta un total de cuatro llarguísimos díes esperando poles maletes. Ellos solamente tenín la ropa y l'escasu equipu que llevaren nes bolses de mano. Durante esi tiempu, como nun yera nin plan nin conveniente tar inactivos, fueron faciendo escursiones y ascendieron a montañes cercanes y d'escasa dificultá, caminando en sandalies y cola ropa que llevaben puesto...

Cuando llegó la noticia de que ya taben les maletes nel aeropuertu, baxó Manolín a por elles nun furgón con un guía, el conductor y otru acompañante. Y llevo-yos tola xornada, dende les siete de la mañana hasta les seis de la tarde, y nun probaron bocáu en tou esti tiempu. Al regresar, nel mesmu furgón, acompañolos una oveya que l'amu llevaba d'un pueblu a otru, distantes dos hores de viaxe. Los asientos traseros diben ocupaos pol ganaderu, Manolo, los petates y la oveya coles pates amarraes, que pa detrás dexó aquello enlleno de cagaritos.