MANUEL LLANEZA RELLATA UN RESUMEN DE L'AVENTURA QUE LU LLEVÓ AL

 

MÍTICU ELBRUS

 

Con daqué más de soltura acarricando petates pelos aeropuertos, pues yá l’añu anterior fuéramos a l’Arxentinsa a subir  L’Aconcagua, aportemos al de Mineral Vody, después de dos escales, al sur de Rusia, cerquina de la cadena montañosa del Cáucaso, concretamente na República de Cabardino Balcaria, una de les más de cien que componen l’actual Federación Rusa.

Esta cordillera separa, pal sur, les actuales repúbliques independientes , y que hasta hai poco, taben en serios conflictos bélicos, de Xeorxia, Armenia y Acerbayán. Esta vegada díbemos intentar algamar el cumal del monte Elbrus, íntegramente en Rusia, pues esti picu, d’orixe volcánicu, ta daqué separáu de la llínia de la cordillera, cosa que, aparte de traelo nos mapes, pudiemos ver in situ, cómo dende él y con un altor superior a los demás de cuasi mil metros , tien enfrente y al sur tola riestra picos , y al norte la gran planicie. ¡Qué decir ye que son unos picos guapísimos, a cual más! Enllenos de ñeve tol añu, con pergrandes glaciares, dalgunos de xuro qu’ensin nome, y otros, como ún d’ellos, col de Freedom Spain, n’homenaxe a los nenos españoles repatriaos a Rusia allá pel 1937.

Primer vuelu Madrid – Moscú, escesu d’equipaxe y primeros problemes pa embarcar en Madrid. Resolvióse ensin más, y pa Rusia. Allí, facer tresbordu, iguar la hora  y a montar nun avión tipu carru’l país, con rinchar de la exa y too, incluío. Previamente, a nós, Rozada, Cortés, Merina y yo, los componentes de la espedición, xunto con dos parexes de catalanes y dalguna persona más, fixéronmos embacar per un llaberintu pasiellos hasta dar a una sala escura y ensin salía, onde mos tuvieron una hora ensin saber de ná y de nadie. ¡Tábemos acoyonaos! Tres hores más tarde, aportemos al siguiente aeropuerto, onde había por terminal, un tendeyón d’uralita y una cinta llena roña chando fuera maletes…menos les nuestre. Les miraes de les autoridaes y funcionarios del llugar yeren escalofriantes y, pancima, afuera había una griesca de moros dándose hosties ente ellos (yeren tasistes peleándose pol dominio). Depués d’un cachu, aportó Alexander, xefe de la expedición y con ciertu dominio dio güeltes pa lantre y pa tras con nosotros hasta que, mareaos del too y endinaos hasta l’alma, escapemos pal monte ensin solucionar ná y colo puesto, nun llinietu acompañaos de tres austriacos, dos alemanes y dos daneses, que diben a ser compañeros d’espedición. El restu yá habín escapao notra llínia, yeren californianos y ucranianos.

Al campamentu d’estancia nel monte, aportemos cuatro hores depués (taba llexicos y a 2.330 m. sobre’l nivel del mar). La carretera yera ancha, con asfaltao regular y conducción temerario. Valía más cerrar los güeyos nes curves y cambios de rasante. Los controles de policía fueron dos o tres.

Una vez acomodaos nuna cabaña madera, pasemos nella la primer nueche, la segunda, la tercera y la cuarta. La ropa d’abrigu dexábenmoslo los guíes. El forro polar míu yera d’ún que midía uno noventa, yera’l más altu de tous, Valeri. Esto yera la segunda quincena del mes de xunetu y paecía que tábemos en carnaval.

Peles mañanes había conceyu ente tolos del campamentu pa dar l’orden del día. Yera un supliciu ente’l frío y qu’había que traducir les coses pa un montón d’idiomas. Cuando llegaba al nuestru yá yera lo contrario.

Diben pasando los dies y ensin seña del equipaxe, Les excursiones d’aclimatación pa los demás yeren una canoxía pero pa nosotros, un calvariu. La ropa y el calzao que ponimos yera lo que tovía nun habimos quitao, y yo había fecho’l viaxe d’avión en sandalies… Larry, personaxe californianu, nun paraba de retratame y filmar el mio caminar pente les peñes.

Al principiu, nel campamentu nun se víen más que cares series qu’imponín gran respetu hacia los xefecillos del mesmu y organizaores d’espedición, pero depués fue perdiéndo-seyos el respetu poco a poco (eso, sí, ensin faltar).

El cuartu día tábemos de la mesma manera y el destín yera subir a un 4.000 pa dormir en tienda de campaña a 3.500. Nosotros aclimatemos en chigre y a dormir a los 2.300 como tolos dis, eso sí, llegó por fin l’avisu de que los petates taben nel aeropuertu y que ún de nosotros díbemos dir al día siguiente nuna furgoneta a por ellos. Tocóme dir a mi (por ser el que más inglés sabía de los cuatro) y esta xornada aclimaté pa baxo durante más d’ocho hores de viaxe ente dir y venir a la ciudá. El viaxe, paguemos más de 200 euros por él, pero fue muy divertío cola compañía d’un conductor temerariu, un guía intérprete y un elementu de mirada confusa y prepotente, muertu sueñu, de nariz lluenga y tan estalagáu que paecía la radiografía d’un xiblíu. A la vuelta acompañómos durante unes dos hores una oveya, que dexó aquello too tremao cagaritos y un fedor característicu. El viaxe aprovechóse bien.

Una vez nel campamentu too yera allegría por parte de toos y de nosotros más, pero la mio cabeza taba a puntu d’estallar de dolores .

Nesta xornada los mios compañeros subieron y baxaron a les dos cumbres de 4.000 metros. Yo fíxilo al día siguiente solu. Esto yera la sesta xornada. La sétima taba destinao marchar pal campu base del Elbrus, que s’alcontraba a dos hores de viaxe.

L’octavu día, bien temprano, escapamos tous pa lla y, tres facese con víveres pa tres dís, fuimos subiendo nos dos teleféricos y un remonte encadenaos que mos acercaron al campamentu base. L’estáu en que s’encuentren estos mecanismos ye de ruina total, la seguridá qu’ofrecen ye… sálvese quien pueda.

Esti día y namás posase del postrer arrastre, caminemos unes dos hores pa montar el campamentu a unos 4. 220 metros, pa al día siguiente facer una caminata d’aclimatación hasta los 5. 000 metros aprosimao.

Esto sería el novenu día, pa, ente’l décimu y undécimu, facer el picu, pero cambiaron les tornes al predecise una borrasca, y les órdenes camudaron tamién, pa esi mismu día (novenu).a les dos de la mañana entamar a caminar hacia riba.

Endináu hasta l’alma de tanta impotencia por tolo que mos diba pasando, y sin aclimatar, fui tranquilizándome derritiendo nieve pa fervinchos mentres el campamentu diba recoyéndose poco a poco, hasta que a les 20:30 hores metíme na tienda a dormir. Yera l’últimu en facelo.

Tres hores depués tábemos tous en pie y a les dos hores del novenu día, tábemos tous camín del cumbre. La nueche taba estrellao y el monte semáu d’una riestra cocos cenones  bregando pente’l xelu obsesionaos por agamiar el picalín de L’Elbrus.

Pasín a pasín y poniéndose’l tiempu ca vez peor hasta llegar a nevar, notabes cómo yera ca vez menos la xente que teníes alreor tuyu; diben abandonando. Al aportar al colláu que separa la cumbre bífida, fixemos un descansu de media hora averándonos unos cuantos y yo observaba cómo pela rampa d’enfrente diben dos montañeros a una distancia d’unos 300 metros de nosotros. Pudi comprobar, después, que mos sacaben tres cuartos d’hora. Ún d’ellos yera Merina, que como un gran campeón fue’l primeru en pisar la cima nesi día. La otra persona, a los diez minutos; y a casi una hora, Rozada, Cortés y yo, nesti orden, acompañaos de dos daneses y dos alemanes. La familia d’austriacos, compuesta d’un padre y dos fíes que diben con esquís, aportaron algo asina como dos hores más tarde, siendo los mencionaos los únicos en subir de la nuestra expedición, formada por unos trenta compañeros. Pasé muncho frío a les manes, incluso tuvi dos deos aformigaos de frío durante casi una hora, pero al final escaleciéronme.

Yeren les nueve hores cuando toos contentos tábemos faciendo fotos nel picu de más altura del vieyu continente.

El baxar fue too normal, eso sí, despacio per aquella rampla cimera. Ca vez más calor y cansanciu, nun había manera de llegar a la tienda ¡Vaya supliciu! ¡Por fin! ¡Yá toi metíu nella! Nun pasa una hora: noticies fresques despiértenme qu’hai qu’escapar a calces destemplaes porque va a encerriscase’l tiempo. Y, tal como taba pronosticao, a les 15 hores, cuando tábemos nel segundu remonte pa baxo, atorbonaba ensin parar y el frío dexábamos tallúos. El comportamientu de les persones que taben nes estancies de los teleféricos faciendo cola pa montar mientres esperábemos, fue inhumanu y de sinvergüencess. Tirábense enriba unos d’otros pa colase. ¡Hai que tar allí pa velo… ¡¡Me cago en la  p… que los p...! L’edificiu pingaba agua per tolos llaos, depués cuando yá tábemos montaos y descendiendo, el cabineru del caxilón asomábase en marcha a les puertes de correera pa escupiar, etc., etc. ¡Qué peligru, señor!

¡Por fin nel campamentu! La mio ilusión yera, en los tres dis que mos quedaben, intentar nosotros cuatro facer un 4000 d’aquellos tan guapos, pero… nun aparó de llover hasta’l día antes de marchar… y valiómos pa secar tou’l material.

Al final l’equipu enteru de loxística del campamentu, que tamién lu hai que mencionar, portóse maravillosamente, hasta tal puntu que Rozada yá decía que yeren la nuestra familia.

La comida, había que cerrar los güeyos o mirar pa otru llau mientres se comía, pero bien… El vodka regaba los platos y el vino poníenmoslo al final como chupitu (eso fue en dos o tres fiestes que se cellebraron por distintos motivos, una d’elles pa festexar la cumbre. La carne, ún día que se comió, fue de lo más fresco: mataron la oveya a les cuatro de la tarde y a les diez de la nueche taba en platu. Lo mío allí quedó.

Llegó la hora de marchar y, de la misma manera que al venir, fuimos pal aeropuertu y con dos díes de visita a Moscú volvíemos pa casa.

El metro, el Kremlin, la Plaza Roxa y daqué cosa más, tamién fue mui prestoso poder contemplalo, pero’l control y presión a que te someten nos aeropuertos rusos ye de llocura, daría pa contalo notru artículu.